CONTROL MECÁNICO DE ROEDORES

El control físico-mecánico incluye prácticas de limpieza y de orden en las dependencias, especialmente en bodegas, el uso de estructuras a prueba de roedores y el uso de trampas.
Almacenamiento familiar: En los almacenes tradicionales las medidas de control preventivo incluyen el mantener las casas, empresas, edificios y bodegas limpias y ordenarlas continuamente.

Los roedores son animales peculiares que gustan permanecer en zonas sucias y desordenados. La eliminación de residuos o materiales en desuso, la limpieza general de las dependencias y el buen orden alejarán una buena cantidad de roedores y adicionalmente eliminará cierta cantidad de posible alimento, limitando la sobrevivencia y sostenibilidad de los roedores.

Otras estrategias de control incluyen eliminar posibles emanaciones de agua, fuentes alternas de alimentos, alejar la estructura de acopio de basura, con medidas de control de aquellas que sí ofrecen acceso a los roedores. Cortar ramas de árboles que estén cerca de las estructuras de edificios, casas, empresas para evitar que sirvan como trampolín de acceso al grano y cortar las malezas alrededor de todo el almacén.

Bodegas: Una de las mejores formas de control de roedores es mantenerlas limpias y ordenadas. Se estima que cada ambiente específico puede mantener un número máximo de roedores. El aseo de las bodegas limitará el acceso de alimentos a los roedores, creando condiciones desfavorables para su sostenibilidad. En general, se cree que los roedores prefieren habitar en un ambiente sucio y además desordenado. Sacos tirados, equipos descompuestos, repuestos y tarimas recostadas en la pared crean un ambiente que favorece la presencia de roedores.

El tener buenas prácticas de orden y organización en las bodegas alejará una cantidad determinada de roedores de las bodegas.

Existen muchos tipos de trampas. El tipo más común es el cebo y el resorte. Su uso debe considerar características de comportamiento presentadas en los roedores.

Por ejemplo, deben ser colocadas a la par de la pared pues las ratas se mueven generalmente en contacto con éstas. En el caso de control de ratones, es recomendable cambiar el tipo de cebo atrayente que poseen, pues son sumamente curiosos y probarán alimentos diferentes si están disponibles. Es preferible colocar las trampas en las entradas de la bodega, y otras instalaciones, pues así se capturarán los roedores recién llegados a la estructura. Se deben colocar en filas de 2 o tres trampas para tener mayor probabilidad de captura en cada una de ellas La probabilidad de captura en las trampas aumentan según se incrementa el número utilizado. Es preferible utilizar 2 ó 3 veces más trampas para el número estimado de roedores.

Una alternativa disponible es el uso de trampas mediante la utilización de trampas con pegamento. Una placa es impregna con pegamentos potentes, cebos y al azar el roedor queda atrapado en la trampa y así se evita su escape.

En general, este método es considerado inhumano, pero es utilizado es situaciones donde otras medidas de control con poca exitosas. Una de las mayores ventajas del uso de trampas es que los roedores capturados podrán ser removidos del lugar, mientras que los roedores que mueren intoxicados pueden morir en lugares inaccesibles.

De fácil utilización, no contamina el ambiente, no son tóxicas para humanos y animales y son utilizadas varias veces. Su máxima limitante es su poca aplicación en almacenes fuertemente infestados de roedores.

CONTROLAMOS LAS PRINCIPALES PLAGAS DE CHILE

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta