menu
22227 6480 / 22752 2710

Erradicación de Termitas Subterraneas

.
Erradicación de Termitas Subterraneas

La termita subterránea ingresa a Chile el año 1986, según consta en los registros y colección de insectos del Museo Nacional de Historia Natural y del Servicio Agrícola y Ganadero de Chile. Aunque se cree que lleva más de 20 años en nuestro país.
La importancia de esta plaga radica en el potencial daño que causa en la madera y especialmente en las viviendas. Este insecto es muy agresivo según el nivel de daño que provoca en las distintas construcciones comprometiendo seriamente la calidad y plusvalía de éstas. El alto grado de adaptabilidad de la termita a diferentes tipo de suelos y climas ha logrado que actualmente se encuentre en la Región Metropolitana, V y VI Región, sin embargo los pronósticos de los investigadores señalan que se extenderá en todo el país, comprometiendo fundamentalmente el mercado inmobiliario y maderero. La termita también se ha transformado en un problema social al incidir directamente en la calidad de vida de los usuarios de viviendas.


Biología y Hábitos de la Termita Subterránea

En el año 2000 la termita subterránea chilena fue identificada como “Reticulitermes flavipes”, en base a pruebas moleculares efectuadas por el doctor Nao Su en U.S.A., correspondiendo a una especie originaria de Norteamérica y de amplia distribución en el mundo.

Reticulitermes Flavipes: Soldado.
El conocer su biología y hábito es fundamental para establecer las medidas de control, ello permitirá entender las técnicas de los tratamientos, elaborar mecanismos de prevención y mejorar la calidad en la construcción. Algunos de los aspectos más importantes de este insecto son:

La Colonia: Está constituida por 3 castas: reproductores primarios y secundarios, soldados y obreras, siendo estas últimas las que representan la mayor proporción de individuos y las que se encargan de alimentar a toda la colonia.

Tamaño de la Colonia: Una colonia madura puede estar constituida por unas 60.000 obreras, pudiendo incluso llegar al millón de individuos, las que están permanentemente desplazándose en busca de su alimento, cubriendo superficies de 280 a 1.100 metros cuadrados, en una hectárea pueden coexistir 2 ó 3 colonias. La obrera vive 1 a 2 años, mientras que la reina Puede vivir varios años, produciendo alrededor de 5.000 a 10.000 huevos anualmente. La prolongada vida de los individuos en una colonia es un factor importante a considerar, potencialmente se puede sostener que las colonias son inmortales, puesto que existen antecedentes de colonias que han alcanzado edades comprendidas entre los 40 y los 100 años.

La Termita: Se desplaza en el perfil del suelo, alcanzando profundidades de hasta 50 metros, sin embargo el mayor desplazamiento lo realizan en los primeros 30 centímetros, la localización en general es por arriba de la napa freática y de las formaciones rocosas.

Época de Vuelo: El enjambre de reproductores alados normalmente vuelan una vez al año, a inicios de la primavera (Agosto, Septiembre y Octubre); bajo condiciones ideales pueden producirse unos pocos alados después de 3 ó 4 años desde su establecimiento. El uso de insecticidas comunes es eficaz para su eliminación, al impedir el avance a otros lugares no infestados. La formas aladas vuelan débilmente durante un corto período y su trayecto no supera los 2 a 3 metros; en el enjambre alado ocurre elevada mortalidad, pero unos pocos logran sobrevivir para formar nuevas colonias.

Trofalaxis: Corresponde al proceso por el cual ocurre el intercambio de nutrientes y transferencia de alimentos entre miembros de la colonia, principalmente obreras. La trofalaxis permite hacer un uso eficiente de los nutrientes, el reconocimiento de miembros dentro de la colonia, distribución de un químico para la regulación de castas y la transferencia de protozoos para la digestión de la celulosa. El conocimiento de este proceso ha guiado a los científicos a descubrir productos (cebos específicos) que interfieren y/o intervienen en el proceso de síntesis de quitina (inhibidores y reguladores del crecimiento de los insectos), o bloqueando el sistema metabólico de estos insectos, con el fin de lograr la disminución de la población de termitas. 
La Comunicación más importante en la colonia es química, vía feromonas. También los hacen por sonidos, siendo los soldados y obreras que emiten sonidos al golpear sus cabezas contra el túnel, la vibración es detectada por otros, que a su vez van a hacer lo mismo, de esta manera se pone en alerta a toda la colonia.

Las Vías de Acceso a las Edificaciones: En Chile no existen edificaciones a prueba de termita subterránea, puesto que son capaces de ingresar a todas las construcciones (incluyendo las más sólidas de ladrillo tendido y concreto), por espacios tan pequeños como de 1 a 2 milímetros, situación que se presenta en la unión del radier con todas las paredes (punto de expansión), como también en todos aquellos elementos que atraviesan los radieres (cañerías de gas o agua, desagües y ductos de alcantarillados y sistemas de ventilación tuberías de electricidad y tv cable, tinas de baño, etc.). 
Es así que, desde estos lugares, son capaces de acceder a todos las estructuras que contengan celulosa, dañandoen primer lugar los guardapolvos; los marcos de puertas y ventanas; los muebles empotrados de cocina, baño y closet (especialmente aquellos fabricados de masisa, melamina u otros conglomerados celulósicos), radieres con instalación de pisos flotantes, parquet o entablados. Son capaces de transitar por las paredes sin ser detectadas, al desplazar el yeso que se utiliza en los revestimientos y terminaciones de los muros antes de ser pintados, consiguiendo de esta manera ingresar a las tabiquerías o paneles de vulcanita o internit, o entrar directamente a la planta alta o techumbres. 
De esta forma, esta termita se ha podido encontrar en edificios de varios pisos, y casas sólidas de más de dos pisos. La utilización de la madera en la construcción es una práctica normal, existen casas 100% de maderas y otras muy sólidas que la usan al menos un 20% del total de la construcción (techumbres y terminaciones). Sin embargo, no menos del 50% lo constituyen materiales celulósicos como parte del mobiliario de la vivienda (closet, muebles empotrados y muebles en general). De esto se desprende la importancia del uso de madera impregnada de buena calidad.

Vías de Acceso a las Viviendas: Condiciones medioambientales favorables al establecimiento de la termita subterránea. Requieren de condiciones ambientales específicas. Un ambiente húmedo o un suelo húmedo es suficiente.
Estos insectos son de cuerpo blando, y pierden agua rápidamente cuando están expuestos al aire seco. Por esta razón las termitas construyen unos túneles de barro para protegerse del medio exterior. Estos túneles sirven para proveer un medio cerrado, mantener el ambiente húmedo y protegerlos de sus enemigos naturales (especialmente las hormigas).
Durante el otoño, estas se mueven más abajo donde las condiciones de humedad y temperatura sean óptimas, durante la primavera suben buscando condiciones más frescas. Si las condiciones de temperatura y humedad son ideales, las termitas pueden permanecer en la parte superior durante todo el año. Como regla general, las termitas subterráneas encuentran todas las condiciones favorables en las construcciones que proveen alimento y una humedad y temperatura estable durante todo el año (calefaccionadas en invierno y frescas en verano).

El tipo de suelo también contribuye a su florecimiento Estas prefieren suelos mas livianos, franco a arenosos, más que los arcillosos o suelos pesados o duros, sin embargo pueden sobrevivir en muchos tipos de suelos. 

La disponibilidad de alimentos: Es otro factor importante a considerar. Estas prefieren maderas blandas (como el pino y el álamo) que contengan un 20 a 30 % de humedad. Con una colonia compuesta de 60.000 obreros, en condiciones ambientales ideales, estas pueden consumir 5 gramos de madera por día. Entonces, un pedazo de madera de 30 cms. de largo, por 2 x 4 cms de pino, demorará 118 días en consumirlo completamente. Al no encontrar su alimento favorito, pueden consumir otros tipos de maderas inclusive la de árboles vivos o cualquier otro material que contenga celulosa (papeles, cartones, etc.).

Diagnostico

Inspección Todo control debe comenzar con una buena inspección que nos proveerá oportunamente de todas las acciones a seguir.

Diagnóstico Exacto: En ocasiones la infestación es obvia, pero otras veces puede ser muy dificultoso y va a requerir mucho esfuerzo, conocimiento de la situación, uso de técnicas especializadas y manejo de la información adecuada.

Identificación Correcta: El especialista debe conocer e identificar el tipo de termita (idealmente debe colectarse para su identificación). Los signos evidentes de termita subterránea es la presencia de enjambre de reproductores alados o de alas sueltas en el piso, los túneles o galerías de barro y el daño a la madera. Es frecuente confundir a la termita subterránea con otros insectos xilófagos (que se alimentan de celulosa) que requieren de tratamientos y control muy distintos a los recomendados para termita subterránea.

Diagramación Detallada: Es fundamental apoyarse en diagramas y/o planos de la construcción a modo de no omitir detalles e identificar cada pieza de la estructura, información que nos permitirá diseñar los tratamientos antitermitas.

Evaluación de Daños: El inspector debe evaluar la extensión del daño e identificar las áreas críticas o más afectadas, independiente que se trate de zonas activas o inactivas (daños antiguos). La decisión de cambiar los materiales dañados debe ser analizada con el especialista para evitar errores en sus recomendaciones (uso de madera impregnada, paneles de vulco-metal, etc.)

Metodologías de Control de Termitas Subterráneas

Barreras Químicas
Las barreras químicas son altamente efectivas y han sido utilizadas por muchos años en todo el mundo, tanto en tratamientos preventivos, como curativos contra los ataques de termita Subterránea (pre y post construcción). 
Las barreras químicas son efectivas durante períodos de 5 a 20 años. 
La duración de la efectividad del producto, dependerá en gran medida de las concentraciones aplicadas, la calidad del principio activo y su formulación, calidad de aplicación del producto y del ambiente en el cual están insertos. 
Los productos utilizados deben ser efectivos en todo tipo de suelos y condiciones ambientales.
Los productos, convencionales son aplicados en forma líquida por lo que forman barreras efectivas alrededor de muros y cañerías y, aunque su aplicación requiere de personal especializado en el manejo de insecticidas, el proceso de aplicación es rápido, seguro y garantizado.
En general se puede indicar que las barreras químicas son efectivas. Es el método de control más usado en el mundo. El trabajo de aplicación debe ser realizado por profesionales con experiencia, con el fin de asegurar una aplicación correcta y para evitar daños en cañerías, cerámicos, sistemas eléctricos y de calefacción. Este método se puede dividir en dos, según la forma de aplicación:

1. Tratamiento de Pre-Construcción Aplicando el producto justo antes de la instalación de los radieres y cimientos. La aplicación debe ser efectuada preferentemente al atardecer.
Es posible cubrirla con mangas plásticas hasta poner el hormigón en los pisos. El tratamiento va dirigido a provocar un aislamiento químico entre el suelo y la construcción, por lo que sólo se debe tratar el primer piso y no las elevaciones, en todas las edificaciones nuevas.

2. Tratamiento de Post-Construcción Dirigido a todas las edificaciones afectadas por termitas y que no fueron tratadas con el método anterior. El producto debe ser utilizado en todas las áreas por donde las termitas podrían ingresar a la edificación. La instalación requiere de numerosas perforaciones en la estructura en contacto con el suelo, esto es piso, radieres interiores y exteriores de las viviendas u otras estructuras afectadas. Cabe recordar la importancia de las vías de acceso a las edificaciones por parte de las termitas, para diseñar correctamente el tratamiento antitermita.

Prácticas Culturales

Este tipo de medidas de prevención consiste en crear un ambiente menos favorable al desarrollo de las termitas subterráneas. 
Algunas de ellas son:
  • Reducir las fuentes de agua permanentes y estacionales, así como la humedad dentro de las viviendas. Esto se logra asegurando que las instalaciones de agua no tengan filtraciones y estableciendo una adecuada red de evacuación de aguas lluvia.
  • Es importante reducir la oferta de celulosa en contacto con el suelo. Esto implica mantener estructuras de madera, pilares, enchapes, porches y leña, entre otros, sobre el nivel del suelo. Remover troncos cortados y no dejar desechos y escombros de celulosa enterrados en el sitio.
  • Eliminar las plantas colocadas muy cercanas a los muros de la vivienda.
  • Evitar el traslado de maderas, escombros, leña, durmientes o suelo desde lugares Sospechosos de la presencia de termita subterránea.
  • En general, debiera considerarse antes de realizar cualquier tratamiento previo a la edificación, una alteración mecánica y/o modificación de la estructura para proveer una barrera difícil de penetrar por las termitas.

Es por esto que es recomendable la instalación de radieres de buena calidad (no agrietados), la remoción de residuos de celulosa (restos raíces de árboles cortados, etc.), eliminación de fuentes de humedades cercanas a la edificación, establecer áreas muy ventiladas y eliminar cualquier contacto entre la madera y el suelo.

Utilización de Madera: Protección Contra Termita Subterránea:
 En el combate contra la termita subterránea, la utilización de madera impregnada y algunas prácticas constructivas son elementos fundamentales para evitar el daño económico que provocan estos insectos xilófagos. 
La termita no hace distinción entre los distintos tipos de madera, blandas o duras, oscuras o claras, etc. Todas las maderas forman parte de la dieta de la termita subterránea. Una de las maderas más utilizadas en la construcción de viviendas es el pino, donde -como norma preventiva debe considerarse el uso de preservantes es decir, productos químicos introducidos a presión en la madera, generalmente CCA (sales de cobre, cromo y arsénico). 
El uso de madera impregnada, es una buena práctica, especialmente recomendada en zonas cercanas al suelo o directamente en contacto con este. Algunas medidas básicas servirán para prevenir el daño por termitas subterráneas, tales como:
  • Antes de iniciar una construcción debe eliminar todos los restos vegetales del suelo, especialmente madera.
  • Evitar madera en contacto directo con el suelo cuando no está impregnada. La madera debe estar a lo menos 15 cm sobre el suelo.
  • Utilizar madera impregnada con producto preservante.
LiveZilla Live Chat Software